Home Entrada 6716-capitulo-4

6716-capitulo-4

Capítulo 4 

Liam a los treinta 

En mi vida pasada, estar en los treinta años habría significado que un tercio de tu vida ha pasado  por ti. Por el contrario, treinta años edad en este mundo lucias como ser un estudiante de primaria  y serias tratado como un niño. Esa parte estaba bien, pero había un problema. 

—No es bueno, ¿eh?; Sostuve mi espada desenfundada en mi mano izquierda y miré los troncos a  mi alrededor. De los tres troncos que había colocado, al menos logré cortar dos, pero la ejecución  había sido dura. 

Estaba muy lejos de la técnica especial que mi Mentor me había mostrado. Había cortado muchos  menos troncos y estaban más cerca de mí que cuando lo hizo él. Pasé más de veinte años en esto,  y aun así solo pude lograr una imitación débil. ¿Me faltaba talento? 

El Mentor me miró, con los brazos cruzados y una expresión impasible en su rostro. ¿Estaba  decepcionado? Poniéndome nervioso, incliné mi cabeza hacia él y me disculpé. 

—Lo siento, Mentor. Mis habilidades aún palidecen en comparación con las suyas. 

Sin embargo, mi Mentor fue amable y negó lentamente con la cabeza. —El camino de la espada es  largo y arduo, y no hay premio al final. Has mejorado mucho en los últimos veinte años. 

Durante todos esos años había estado reflexionando sobre cómo podría lograr lo que mi Mentor  me había mostrado. No podía imaginar que fuera algo que lograras simplemente practicando lo  básico. Fue entonces cuando recordé otro componente de la técnica que mi Mentor había  mencionado hace mucho tiempo. Magia. 

—¡Por supuesto! Él usó magia. Al aplicar una capa delgada sobre la hoja, puedes extender el  alcance de la espada. ¿Es así? 

A través de prueba y error, finalmente pude cortar un tronco que mi espada no podía alcanzar de  forma natural. No había podido lograr esto simplemente entrenando mi cuerpo, y mejorar mis  habilidades de lucha tampoco había sido suficiente. Mi única opción había sido usar la magia de  este mundo. 

Pensé que había llegado a la respuesta correcta con esto, pero mis intentos aún eran muy  diferentes a la técnica de mi Mentor. Como no pude lograr lo mismo, estaba un poco  molesto. Pero mientras me preocupaba por haber fallado, mi Mentor aplaudió, impresionado. 

—Has llegado muy lejos… Estás increíblemente cerca. Aun así, solo estas mitad en lo cierto. —¿Mitad? 

—Correcto. Si vas a usar magia, entonces debes estudiar magia. 

—Pero la estoy estudiando.

Yo era un noble, y además un conde, así que era natural que hubiera estado estudiando  magia. Pero en este mundo, o tal vez solo en esta era, la capacidad mágica de un individuo no se  consideraba tan importante. La magia no te iba a proteger contra un rayo disparado desde una  nave espacial. El mismo principio se aplica a las artes marciales. Muchos nobles todavía los  estudiaban hasta cierto punto, pero ni las artes marciales ni la magia eran un requisito para la  posición de un noble. En lugar de aprender magia de ataque y disparar llamas con mi mano, sería  más eficiente llevar un arma. 

No toda la magia era inútil. La magia curativa era útil, por ejemplo, y la magia era muy importante  para controlar las armas humanoides de la era actual. Definitivamente tendría que aprender a  como conectarme con una de esas armas y a pilotarla mediante el uso de la magia. 

—Sí, bueno, solo aprender magia no es suficiente. 

—¿No lo es? 

Ya veo—solo lo básico no será suficiente. Tendré que ponerme más serio con mis estudios. —Aumentaré el grado de mis estudios mágicos de una vez. 

Mi Mentor asintió vigorosamente. ¿Fue solo mi imaginación que se veía un poco nervioso? —Muy  bien. Tendrás que dejar de practicar la técnica especial por un tiempo para hacerte  

tiempo. Concéntrate en la magia. Veamos… Diez años deberían ser suficientes para  empezar. Durante ese tiempo, quiero que practiques solo lo básico. 

¡Y tan bien que estaba progresando! Pensé, frustrado, pero no podía ir en contra de mi mentor. Si  alguna vez tratara de pelear con él, probablemente me haría pedazos en segundos. Ni siquiera  podía imaginarme a mí mismo ganando, tan grande era la diferencia de habilidad entre los dos. 

—E-Entendido. 

—Muy bien. En cualquier caso, ¿cómo van las cosas con tu dominio? No serás un buen lord si  pasas todo tu tiempo aprendiendo artes marciales. 

Qué amable fue mi mentor al preocuparse por mi dominio. 

—Está bien. Mis reformas avanzan y finalmente estamos comenzando a ver resultados reales. 

La reestructuración tanto del ejército como del gobierno había ido bien. Decidí ampliar algunos  planes de desarrollo y también había comenzado un par de proyectos nuevos. 

Las máquinas de construcción tripuladas y los robots humanoides realizaron su trabajo  increíblemente rápido. Los rascacielos podrían levantarse en cuestión de días. Una vez, había visto  una estructura construida por algo así como una enorme impresora 3D. Me había dejado sin  palabras. Este disco apareció en el cielo, y antes de que pudiera exclamar «¿Un OVNI?» el disco  emitió una luz que empezó a generar un edificio. La gente en su mayoría solo proporcionó apoyo,  verificando los detalles mientras el disco hacía su trabajo. Observé cómo se creaba toda la  estructura como si fuera uno de esos videos con la velocidad aumentada—fue una vista bastante  impactante.

Si el planeta pudiera desarrollarse tan rápidamente, entonces en realidad, cualquiera podría haber  hecho esto antes. Para mí era un completo misterio por qué mis padres y mis abuelos no lo habían  hecho. Los ingresos fiscales aumentaron fácilmente de esta manera, por lo que no había razón  para no hacerlo. 

—Eso es bueno, Liam. Ahora, ¿qué tal si me muestras cómo te va con lo básico hoy? —¡Sí, señor! 

—Sin embargo, no significaría mucho en esta etapa hacerlo normalmente. De ahora en adelante,  tapemos tus ojos y haremos que cargues algo de peso. 

—¿Taparme los ojos y ponerme peso, dice? 

Mi Mentor puso algo de peso a mi espada y me vendaron los ojos. 

—Balancea la espada hasta que se sienta tan ligera como una rama en tus manos. La venda es  para enseñarte que no puedes confiar en tus ojos. 

—¡Sí, señor! 

Tenía absoluta confianza en los métodos de entrenamiento de mi mentor, pero era casi como algo  sacado de un manga. Había disfrutado leyendo cosas como esa cuando era niño, pero era difícil  encontrar entretenimiento como ese en mi dominio. Esa era un área bastante subdesarrollada,  probablemente porque la gente simplemente no tenía el tiempo ni el dinero para esas cosas. 

Tal vez debería hacer que Amagi también hiciera algunas inversiones en la industria del  entretenimiento. 

*** 

Yasushi tembló al ver a Liam con los ojos vendados blandir su pesada espada. Su rostro reveló sus  emociones, ya que sabía que Liam no podía verlo. 

¿Qué es este chico? En serio, ¿qué es él? 

Él había estado sudando frío desde que Liam le había mostrado su «técnica especial». En el pasado,  había pensado casualmente, Vaya, este niño se está volviendo bastante bueno. Nunca había  esperado que Liam recreara sus trucos como una real técnica de espada. A pesar de que solo le  había enseñado al chico lo básico, Liam se estaba volviendo fuerte por sí solo, y eso aterrorizaba a  Yasushi. 

Después de todo, Liam había purgado a todos y cada uno de los funcionarios corruptos de su  dominio. Había sido tan minucioso que era difícil creer que todavía era un niño. Yasushi se había  sentido distante mientras miraba todo eso, pensando, Ooh, esto da miedo. Pero si el manejo de la  espada de Liam mejoraba, las cosas podrían ponerse muy mal para él. 

Si se entera de que estaba mintiendo, estoy acabado. ¡Me cortará en pedazos en un instante! 

Yasushi simplemente se había puesto un aire de sabiduría y le había dado al chico algunas palabras  bonitas. Liam ya era un espadachín mucho mejor que él, y si luchaban, Yasushi podía decir con 

absoluta confianza que perdería. 

Tengo que alargar esto para ahorrar algo de dinero y luego salir de aquí tan pronto como pueda. 

Todo este tiempo, Yasushi había estado holgazaneando y viviendo una vida de relativo lujo,  gastando su paga tan pronto como la obtuvo. Le había mentido a Liam, diciéndole que se iba a  entrenar cuando en realidad iba a la ciudad para divertirse. No tenía los fondos para huir ahora. 

Él se secó el sudor de la frente mientras observaba a Liam ajustar sus movimientos con los ojos  vendados. 

¿Cómo pudo haber llegado tan lejos? ¿Es este chico una especie de genio? 

Yasushi no era un instructor y sus habilidades con la espada eran de tercera categoría. Realmente  no podía medir el grado del talento de Liam. 

No puedo decirlo. De todos modos, ahora tengo que ganar algo de tiempo. Buscaré más videos  para tener idea en como entrenarlo. Si no lo hago, y él se entera de mi engaño… ¡me matará! 

Yasushi no tuvo más remedio que quedarse a pesar de su miedo para poder acumular los fondos  necesarios para escapar. Se puso desesperadamente a planear, rezando para que Liam no  descubriera sus mentiras. 

*** 

¿Hay alguna razón para la venda de mis ojos? Me lo había preguntado al principio, pero después  de un tiempo, comprendí el significado detrás de eso. 

—Entiendo lo que quisiste decir ahora, Mentor. Estoy empezando a descubrir cómo usar mis otros  sentidos. ¡Esto es lo que quisiste decir con no confiar en mis ojos!; Yo «Miré» a mi Mentor con la  venda en los ojos. Él se movió para salir de mi «vista», así que lo seguí con la cabeza. 

— Mhm, lo dominaste en muy poco tiempo; Dijo, sonando un poco sorprendido. —En serio,  ¿cómo lo hiciste en tan solo unos años? 

Él estaba tan desconcertado por mi crecimiento que me di cuenta de que él estaba ladeando la  cabeza incluso con los ojos vendados. Hice girar mi pesada espada juguetonamente alrededor de  mis dedos. 

—Mire, puedo balancearlo muy fácilmente ahora. 

—O-Oh, ¿sí? ¡No, no seas tan presuntuoso! 

—¿Eh? 

Mi mentor fue un poco duro cuando le mostré lo confiado que estaba. —Es cierto que ha  perfeccionado sus otros sentidos, Lord Liam, pero eso es todo lo que ha hecho— usted todavía no  los ha hecho extraordinarios. 

Me sorprendió escuchar esto. —¿Así que puedo hacer aún más para evitar depender de mi visión? —¡P-Por supuesto! Y esa espada es demasiado ligera para ti ahora, ¿no? Prepararé una espada 

especial para ti. 

Me sentí emocionado. —¡Estoy deseando que llegue! 

—M-Me alegro. 

¿Eh? Mi mentor casi parece asustado. ¿Es sólo mi imaginación? Sí, tiene que serlo. 

*** 

¡Debes estar bromeando! Yasushi estaba aterrorizado cuando Liam siguió sus movimientos con los  ojos vendados, mientras balanceaba su pesada espada como si nada. Él no podía actuar como una  persona normal con esa venda en los ojos, ¿ahora podría? No importa dónde se moviera Yasushi,  

Liam seguía girando su rostro hacia él, sabiendo exactamente dónde estaba. Él trató de moverse  silenciosamente, pero fue inútil. Todo el tiempo, Liam estaba sonriendo—era espeluznante. 

¡¿Que hago, qué hago?! ¡No pensé que se adaptaría tan rápido! Yasushi había intentado ganar  tiempo con un plan ridículo, pero Liam ni siquiera había tardado algunos años en aprender la  habilidad que solo pretendía enseñarle. 

En serio, ¿es un genio? ¡Si hubiera sabido que él era así antes! Yasushi no tenía forma de predecir  el alcance del potencial de Liam. 

Haré una espada súper pesada y haré que la use. Eso debería darle algunos problemas. Yasushi  había estado hablando de un sexto sentido y habilidades sobrenaturales, pero le preocupaba que, si seguía así, Liam realmente desarrollaría esas habilidades. El solo pensarlo lo aterrorizó. 

Con la esperanza de ganar algo más de tiempo, Yasushi ideó un nuevo plan. ¡Oh, ya sé! ¡Eso será  perfecto! 

*** 

Yasushi se dirigió a un almacén en los terrenos de la mansión. Este edificio contenía obras de arte  y otros elementos almacenados durante la demolición de la mansión anterior. Él ya había  intentado vender algunos de los artículos que había dentro, pero todos eran falsos. 

Una de las piezas del almacén era un arma humanoide envejecida—un caballero móvil. Era un  modelo grande de la clase de veinticuatro metros, a diferencia de los tipos de catorce o dieciocho  metros más populares en la actualidad, un gigante negro con enormes escudos montados en  ambos hombros. Este modelo tenía varias generaciones, probablemente construido hace cientos  de años. Este había sido utilizado por el bisabuelo de Liam, Alistair, y era inferior en todos los  aspectos a los modelos modernos producidos en masa. 

Yasushi llevó a Amagi al almacén y señaló al caballero móvil. —¿Podrías hacer que sea  utilizable? Voy a entrenar a Liam en eso. 

Amagi le dio una mirada dudosa. —Este modelo es bastante antiguo. ¿No sería mejor prepararle  un modelo actual? 

—¡No podemos hacer eso!

Lo que le preocupaba a Yasushi era que los últimos caballeros móviles eran extremadamente  fáciles de pilotar. Sus especificaciones habían mejorado tanto que si alguien como Liam—que  tenía mucho tiempo en sus manos—se metía en una, dominaría sus controles en cuestión de  años. Yasushi no podría ganar tiempo si eso sucediera. 

—Esto es por el bien de Lord Liam. Me gustaría que lo repararan y que estuviera listo para usar. 

—Estos modelos ya no están en producción. Repararlo llevará algún tiempo. Los modelos de  catorce y dieciocho metros son más comunes ahora, por lo que recomendaría usar uno de esos. 

Amagi solo estaba tratando a Yasushi con respeto debido a la consideración que Liam le tiene. Si  no fuera por eso, ella habría sido mucho más insistente. 

¿Qué me importan tus dificultades? Te haré gastar una fortuna en esto. Te haré gastar tanto que  no tendrán dinero para perseguirme. 

Yasushi instó a Amagi a hacer uso de la vieja arma. —Los modelos antiguos están fabricados de  forma más sólida. Si le das algunas actualizaciones, terminará siendo más resistente que los  nuevos modelos. 

—No es tan simple. Cuando se equilibra, resulta más económico utilizar un modelo actual. 

—No, no, no, este será mejor. Deberías convertir esta unidad en el modelo definitivo para el uso  personal de Liam. No te preocupes por el presupuesto. 

—No hay lógica para usar esta unidad. Es simplemente una cuestión de personalizar una unidad  más nueva para que el Maestro pueda usarla. También será más barato. 

Yasushi decidió forzar el tema, ya que Amagi no dejaba de discutir con él. —Independientemente  de eso, quiero que hagas ajustes en esta unidad. Será mejor para Lord Liam de esa manera. Y  debería aprender a pilotarlo manualmente—¡los controles automáticos están fuera de  discusión! La gente depende demasiado de la asistencia de las máquinas en estos días. ¡Solo tiene  sentido si lo pilotas tú mismo! ¡Él tiene que usar una máquina que requiere habilidad real! ¡Sí, eso  es lo mejor! 

Todo lo que Yasushi quería era que Liam usara una máquina que sería difícil de pilotar,  pero Amagi nunca estaría de acuerdo con tal cosa. 

—Si el arma funciona bien, ¿él no debería confiar en ella? 

—¡No, no debería! ¡Esto es algo que Lord Liam necesita aprender! 

Ante la insistencia de Yasushi, Amagi no tuvo más remedio que obedecer. Liam le había ordenado  que cumpliera con las solicitudes de Yasushi tanto como fuera posible. 

—Si insistes, me apresuraré y haré los arreglos. 

—Por favor. Utilice todo el dinero que necesite. ¡Esto es para Lord Liam, después de todo! Yasushi acumuló todas las adiciones al caballero móvil que se le ocurrieron para gastar sus fondos. ***

Después de que Yasushi salió del almacén, Amagi miró al caballero móvil—Nombramiento  personal «Avid». Su estructura interior se mostraba en algunos lugares y partes de su armadura se  habían oxidado. El interior era aún peor, por lo que actualmente no se podía pilotar. La máquina  se había dejado allí para que se pudriera. 

Mientras contemplaba la lamentable visión de Avid, Amagi pensó para sí misma, ¿Ese hombre es  realmente un hábil luchador? Es cierto que el Maestro se ha vuelto más fuerte, pero Yasushi  simplemente no me parece increíblemente impresionante. Basado en su comportamiento normal,  no podía imaginar que Yasushi poseyera una habilidad increíble. Aun así, mientras el hombre  estuviera produciendo resultados, no había ninguna razón real para despedirlo. 

No importa cuán profundamente lo investigue, nunca encuentro nada sospechoso. De hecho, su  historial es casi anormalmente limpio. Era casi como si alguien hubiera manipulado su registro  para aparecer de esa manera. 

—Estoy obligada a cumplir sus órdenes. Sin embargo…; Ella no estaba segura a dónde enviar a  Avid para su mantenimiento, pero tendría que ser un gran fabricante con la habilidad suficiente  para fabricar las piezas necesarias. Esto era algo así como llevar un automóvil deportivo extranjero  clásico a un taller de reparación local. El taller no tendría las piezas para repararlo y tampoco  sabrían cómo realizar el mantenimiento. Tenía sentido en intentar ir donde el fabricante original. 

—Este fue fabricado por Empire Factory; La instalación controlada por el Imperio que había  fabricado la máquina todavía estaba en funcionamiento, por lo que probablemente era el mejor  lugar para enviarla. 

Amagi reflexionó sobre las solicitudes de Yasushi. —Pidió mucho. ¿Tendremos los fondos para  todo esto? En cualquier caso, debo continuar; Ella haría que un mecánico examinara a Avid y luego  se pusiera en contacto con el fabricante. 

Ella extendió su mano y tocó a Avid. Había rechazado las sugerencias de Yasushi una y otra vez,  pero había algo casi envidioso en su expresión. —Haré todo lo que pueda para restaurarte, así que  por favor protege a mi maestro. 

Cuando retiró su mano, su rostro recuperó su habitual neutralidad. Ella salió del almacén y siguió  mentalmente los pasos necesarios para restaurar a Avid. En el camino, encontró a Liam caminando  hacia ella con una venda en los ojos. 

Él lucía encantado cuando la vio. —Esos pasos deben ser Amagi. 

—Tiene razón, Maestro. 

Aunque tenía los ojos vendados, él había estado caminando como si pudiera ver hacia dónde se  dirigía. 

—Maestro, es peligroso caminar así. 

—Está bien—es parte de mi entrenamiento. De todos modos, ¿escuché que estabas preparando  un caballero móvil para mí? 

Amagi le contó sobre las solicitudes que Yasushi había hecho para el caballero móvil.

—A él le gustaría que se reparara un modelo antiguo para su uso, aunque uno más nuevo estaría  más adentro de nuestro presupuesto. 

Llevándose una mano a la barbilla, Liam ladeó la cabeza. —Mi maestro debe tener sus razones. De  todos modos, te lo dejo a ti. Voy a dar un paseo por la mansión. 

Liam se fue con la venda todavía puesta, pero Amagi estaba preocupada de que se cayera, así que  lo siguió. 

*** 

El bar dentro del dominio de la Casa Banfield estaba floreciendo nuevamente hoy. 

—¡Salud! 

Un grupo de hombres que se habían detenido de camino a casa desde el trabajo estaban bebiendo  y riendo. Todavía había peleas ocasionales aquí, pero estaba muy lejos a lo que sucedía hace  treinta años. Los asientos estaban más llenos de lo que estaban vacíos ahora, y el cantinero  observaba con cariño al personal que había tenido que contratar mientras se apresuraban a  realizar sus tareas. 

Uno de sus clientes habituales gritó, —Parece que el negocio está en auge, cantinero. —¿Hm? Sí, finalmente pude contratar a alguien para que me ayude. 

A diferencia de antes, cuando solo había podido vender licor barato, en estos días había algo de  alcohol bastante caro saliendo de sus estantes. El cliente habitual que estaba hablado con él  también se vestía mejor a como se vestía antes, y la bebida que bebía era de mejor calidad que su  barata cerveza de antes. Anteriormente parecía querer ahogarse en alcohol, pero ahora podía  saborear las cosas más finas. 

El cantinero dio un giro a la conversación. —Por cierto, ¿cómo va el trabajo? 

—Genial. Demasiado genial, a decir verdad. Estoy demasiado ocupado; El cliente habitual, que  anteriormente se había quejado de no tener trabajo, ahora se quejaba de tener demasiado. Sin  embargo, su expresión era alegre, como si se sintiera realmente satisfecho. —Es difícil de creer  que las cosas puedan cambiar tanto solo porque tenemos un nuevo lord; Él reflexionó sobre el  pasado. 

El cantinero le preparó otra bebida y respondió, —Si hay que creerle a mi abuelo, las cosas  estuvieron incluso mejor en su época. 

—¿Cuántos cientos de años atrás fue esto? 

—¿Cuatro o cinco? 

—Es extraño cómo las cosas estaban más desarrolladas en ese entonces. 

El dominio de la Casa Banfield estaba comenzando a recuperar algo de esa vitalidad anterior. 

—Sin embargo, el lord está bastante callado últimamente. No he oído nada sobre él en los últimos  veinte años.

Nadie había escuchado ni una palabra de Liam desde su gran purga política hace dos  décadas. Había rumores, por supuesto, pero todos carecían de  credibilidad. 

El cantinero también tenía curiosidad. —He oído que le gustan mucho las muñecas, pero es difícil  reprocharlo cuando está haciendo un trabajo tan bueno. 

—Pensé que todos los nobles odiaban las muñecas. Supongo que este lord es diferente. 

—No puedo decir que me importe de cualquier manera. Mientras el negocio vaya muy bien, no  podría estar más feliz. 

El cliente habitual le compró una bebida al cantinero y los dos brindaron por su futura  prosperidad.

Verificado por MonsterInsights