Home Entrada 6719-capitulo-7

6719-capitulo-7

Capítulo 7
Comerciante malvado

—¡Echigoya, tú también eres bastante malvado!
Probablemente mucha gente conocía esta línea. En mi vida pasada, el estereotipo de
«comerciante malvado» en los medios de comunicación se llamaba
generalmente Echigoya. Me pregunto cómo se siente el verdadero Echigoya al respecto.
Antes de hacer cualquier travesura como un lord malvado, tendré que presentarte a mi Echigoya–
-o mejor dicho, a mi proveedor personal de bienes. Él era un hombre regordete con bigote, la viva
imagen de un malvado comerciante, llamado Thomas Henfrey.
Después de haber convertido mi dominio en ruinas en un planeta más desarrollado, Thomas vino
aquí para hacer negocios conmigo. Por «negocios», me refiero al comercio interplanetario. No
estaba seguro de necesitar mi propio comerciante personal en una sociedad donde había vuelos
espaciales, pero Thomas era uno de esos hombres de negocios que podían viajar entre planetas.
Él y sus compañeros hicieron negocios no solo dentro del Imperio, sino con mundos en otras redes
intergalácticas. Básicamente, ellos podían traer recursos o bienes raros de planetas increíblemente
distantes. Por lo tanto, estos comerciantes eran muy diferentes de los que operaban únicamente
dentro de mi dominio. Era importante para el desarrollo continuo de mi territorio que yo tratara
con los de su clase.
Mientras me sentaba frente a Thomas en mi sala de recepción, con una mesa baja entre nosotros,
le pregunté, —¿Trajiste esos dulces amarillos contigo?
Thomas se secó el sudor de la frente y me entregó un estuche lleno de barras de oro—los «dulces
amarillos». En otras palabras, un soborno. Esto era indispensable para un intercambio entre un
lord malvado y un comerciante malvado. Lo había visto innumerables veces en dramas históricos
en el pasado, así que estaba seguro de ello. Thomas tenía una mirada preocupada en su rostro,
por lo que estaba seguro de que le había costado un poco de esfuerzo reunir esta cantidad.
—Por supuesto. Por favor, disfrútelo, mi lord.
Acepté la caja, y su peso en mis manos me hizo sonreír. Sentí que mis labios se curvaron en una
sonrisa por su gran peso. Imitando el diálogo que había visto entre los nefastos personajes de
valores innumerables veces, declaré, —¡Echigoya, tú también eres bastante malvado!
—Como le sigo diciendo, mi lord, somos la Compañía Henfrey.
Thomas respondió de la misma manera que siempre lo hacía, así que decidí dejar de molestarlo.
—Solo bromeaba.
—C-Cierto. Naturalmente.
Nuestro intercambio guionizado llegó a su fin.

—Entonces…; Dije, —Supongo que no viniste a saludar; Como me había traído un soborno, yo
estaba seguro de que necesitaba un favor importante.
—Bueno, tengo que atravesar un sector un poco inseguro para llegar a un acuerdo, así que
esperaba poder tomar prestada una de sus flotas para protegerme. Cien naves estarían bien, creo.
Entonces quiere que mi ejército lo proteja. Sin embargo, estoy seguro de que eso es solo una
excusa, y en realidad quiere usar mi fuerza para algún plan malvado. Bueno, mientras me
beneficie, no me importa prestar mis servicios.
—¿Vas a un lugar muy peligroso?
—El lugar que estoy yendo no es tan peligroso. Pero para llegar tengo que pasar por una zona con
numerosas bases piratas. Hay comerciantes que han sido atacados dos o tres veces en un solo día
en esa región.
Los piratas espaciales eran un grupo problemático y el tipo de problemas que causaban variaba
enormemente. Había gente ladrona que sacaba armas de generaciones pasadas, y luego estaban
los tipos realmente peligrosos, como desertores del ejército. Los tipos así también trabajaban
como mercenarios y tenían una experiencia de combate real. Eran flotas piratas que tenían mucho
personal y una buena cantidad de equipo decente que representaban una amenaza extrema.
Lancé una mirada a Amagi, que estaba esperando detrás de mí, y ella entendió lo que quería
preguntar. —Prepararé cien naves de inmediato.
Volviendo a mirar a Thomas, asentí. —Muy bien. Te ayudaré, pero sabes lo que quiero a cambio,
¿no?
Thomas dio un suspiro de alivio, pero todavía parecía nervioso. —P-Por supuesto que sí, pero… eh,
traeré más dulces amarillos la próxima vez que lo visite.
—Esos son importantes, sí, pero lo más importante es que yo me beneficie. Te asegurarás de que
salga beneficiado, ¿verdad? Si no voy a sacar nada de esto, no tiene sentido prestarte mi fuerza
militar.
—¡P-Por supuesto, mi lord!
—¡Muy bien! Amagi, haz los arreglos.
—Ciertamente.
Como mi proveedor personal, te asegurarás de que yo me beneficie, ¿verdad, Echigoya—
quiero decir, Compañía Henfrey? Estoy seguro de que me usarás, así que yo también te usaré a ti.

***

Después de su reunión con Liam, Thomas se dirigió al puerto espacial orbital del planeta, donde
estaba estacionada su gran nave de transporte. El puerto espacial de la Casa Banfield tenía forma
de rosquilla, con intrincadas redes de pasillos que conducían a los muelles de las naves
espaciales. A medida que la Casa Banfield aumentaba en escala, su puerto espacial también se
renovaba constantemente.

Thomas tomó un transbordador al espacio desde la superficie del planeta y pronto llegó al puerto
espacial. Tenía una bolsa en la mano y un séquito de subordinados y guardias. El puerto espacial
estaba compuesto por pasillos móviles, por lo que podías llegar a tu destino con solo quedarte
quieto. De manera molesta, algunas naves tuvieron que estacionarse más lejos del cuerpo
principal del puerto espacial, pero con las conexiones de Thomas con la Casa Banfield, se les
permitió estacionarse un lugar conveniente.
Los techos de los pasillos a las naves estacionadas tenían forma de cúpula y permitían ver la vista
más allá. Todos miraron hacia el planeta de Liam, que se alzaba directamente sobre ellos.
Evidentemente aburrido por el viaje, uno de los subordinados de Thomas dijo, —El dominio de la
Casa Banfield ciertamente ha avanzado, ¿eh? Estoy impresionado de que este conde pudiera
restaurar tanto a su corta edad.
Thomas había visitado el territorio de la Casa Banfield por negocios varias veces en el pasado. De
hecho, el planeta había experimentado un rápido crecimiento en las últimas décadas, lo suficiente
como para que él apenas lo reconociera como el mismo lugar. Con la suposición de que la razón
del rápido crecimiento del planeta era debido a su nuevo lord, Liam, Thomas había decidido
buscar un puesto como comerciante personal de la Casa Banfield. Antes de Liam, la Casa Banfield
carecía de crédito financiero. De hecho, estaba en números rojos y ningún comerciante se
ocuparía de ellos. Podría haber parecido algo muy riesgoso para Thomas en apegarse a Liam, pero
a estas alturas sentía que estaba obteniendo grandes beneficios.
—Él es diferente a otros nobles. Hay algo extraño en él, pero… es un gobernante sabio.
Nadie a su alrededor se opuso a ese juicio. Teniendo en cuenta que Liam exigía sobornos en cada
reunión, ¿cómo podría haber sido considerado sabio? Los valores del Imperio podrían haber
tenido algo que ver con eso.
Aun así, el subordinado parecía desconcertado. —Sin embargo, ¿por qué siempre pide oro? No es
un recurso del que su territorio carece particularmente, ¿verdad? Claro, es un metal precioso,
pero ¿no necesita nada más?
Thomas en realidad no sabía la respuesta a eso por sí mismo, por lo que no estaba seguro de cómo
responder. —A menudo también me he preguntado eso—¿por qué oro? Incluso me siento un
poco mal. No es que me queje. Una vez le obsequié algunas gemas mágicas y mithril, pero él no
estaba satisfecho. Sin embargo, siempre está emocionado de recibir oro.
Este universo era un mundo de fantasía de espadas y magia, y como tal, había muchos metales
más preciosos: mithril, adamantita, oricalco, etc. También había piedras preciosas mágicas y varios
tesoros más valiosos que el oro. Y aun así, todo lo que Liam deseaba era oro. Para Thomas, era
como si Liam estuviera encantado de recibir un miserable recuerdo cada vez que lo
visitaba. Su valor simplemente no coincidía con los beneficios que Thomas estaba viendo de su
relación.
Sus subordinados estaban tan confundidos como él. —Qué persona más extraña.
Nunca entenderían por qué Liam exigía oro, ¿y cómo podrían entenderlo? Eso fue solo porque en
su vida anterior, en la Tierra, el oro había poseído un gran valor. Sin embargo, ese valor provino

del hecho de que había una cantidad limitada. En este mundo, el oro tenía cierto valor como metal
precioso, pero no tanto como el mithril, un metal plateado imbuido de poder sagrado. Por lo
general, uno estaría feliz de recibir algo como mithril y, dado que era más raro que el oro, se lo
consideraba más valioso.
—Es una persona muy humilde, supongo.
En comparación con los beneficios que vio Thomas como comerciante personal de la Casa
Banfield, los sobornos que exigía Liam eran meras propinas—una gota en un balde. Thomas
realmente se sintió culpable por eso.
Al llegar al final del pasillo de conexión, Thomas abordó su nave. —Esta estación realmente tiene
todas las comodidades ahora, ¿no es así?
Cuando su nave abandonó el puerto espacial, Thomas le devolvió la mirada. Las instalaciones
mejoradas se jactaban tanto de las comodidades que el lugar estaba empezando a llenarse un
poco. Había planes para construir un segundo puerto espacial y sin duda la Casa Banfield seguiría
prosperando. Thomas siempre quedó impresionado por la cantidad que Liam invirtió en sus
dominios.
—Escuché que invierte casi todos los impuestos que recauda. Él hace que parezca tan fácil, y
hacerlo todo a su edad… Él es algo especial, supongo. Solo imaginar en el estado en que estaría
este lugar si la Casa Banfield no tuviera toda esa deuda.
Él miró a sus subordinados. —Este acuerdo será más peligroso de los demás, pero será muy
importante para la Casa Banfield. Obtendremos una buena ganancia aquí, y es nuestro turno de
retribuir a nuestro empleador.
De hecho, sería muy beneficioso para la Casa Banfield que la Compañía Henfrey tuviera éxito en
este acuerdo riesgoso actual. La empresa no tenía ninguna razón para enfrentarse a tal peligro por
sí misma, pero Thomas deseaba sinceramente devolverle algo a Liam después de la amabilidad
con que el conde lo había tratado.
Él no era un comerciante malvado.

***

Brian había ido a la oficina de Liam. —¿Otro soborno, maestro Liam?
—Estoy dentro de mis derechos, ¿no es así?
—Es una posición envidiable en la que estar, claro, pero…
Después de terminar con su trabajo, Liam había estado admirando el oro que había recibido de
Thomas, con las barras alineadas sobre su escritorio. Brian deseaba poder hablar más acerca de
cómo Liam aceptaba estos sobornos tan abiertamente. Parece tan feliz de recibirlo. ¿Está siendo
humilde?
Liam estaba discutiendo con Amagi en cómo usar el oro.
—El oro es realmente el tesoro supremo. ¿Qué piensas, Amagi?

A su lado, Amagi le estaba preparando un té. —Creo que es suficiente. Sin embargo, ¿puedo
preguntarle por qué desea el oro, Maestro?
—¿Mmm?
Brian se encontró asintiendo. ¡Sí, ahí está la pregunta! ¿Por qué el oro específicamente? Tengo
mucha curiosidad.
Liam miró una barra de oro en su mano, su expresión parecía algo solitaria. —Supongo que es un
símbolo de los nuevos ricos. Y el oro también tiene un valor real, un valor que no cambiará. ¿No
crees que eso es maravilloso?
Amagi y Brian intercambiaron miradas, y esta vez, Brian habló. —Er, ¿Maestro Liam?
—¿Qué sucede?
—Sabes que cosas como el mithril tienen mucho más valor que el oro, ¿no?
—¿Eh? Por supuesto que lo sé.
—E-Entonces, ¿por qué no solicitó mithril?
Liam dejó la barra de oro y suspiró profundamente.
El absoluto suspiro de decepción de su lord sobresaltó a Brian. —¿He cometido algún error?
—Nada más que errores. ¿Dónde está la diversión en mostrar metales raros como mithril, oricalco
y adamantita?
Brian, personalmente, se habría sentido feliz de recibirlos. —Bueno, a las mujeres les gusta recibir
anillos de mithril, ¿no es así?
—¡Eso no es lo que estoy preguntando! El mithril y el oricalco, por ejemplo, tienen valor porque
puedes usarlos para hacer cosas, ¿verdad? No son solo para mostrar; Según Liam, los otros
metales no tenían ningún uso como decoración.
Amagi estuvo de acuerdo con él. Esos metales tenían valor porque eran útiles. —Un juicio
razonable.
Brian también vio su razonamiento y decidió no decir nada más en respuesta. En cambio, habló
sobre el oro. —Eso es verdad. Sin embargo, el oro era un símbolo de éxito en la antigüedad debido
a su escasez, y también adquirió todo tipo de significados. ¿No cree que es supersticioso
atesorarlo?
Liam no estaba muy interesado en la superstición. Con un tarareo pensativo, dijo, —Bueno, sea
cual sea el caso, las convertiremos en monedas de oro. Brian, llévalos para que los acuñen.
—Maestro Liam, ¿necesito recordarle que soy su mayordomo? Pero muy bien, lo haré.
***
Las cosas nunca salen realmente según lo planeado. Cuando era niño en mi vida pasada, todos

tenían la idea de que en el futuro tendríamos autos voladores, pero cuando creces, te das cuenta
de que incluso si existieran los autos voladores, no serían algo común. Incluso en un imperio
intergaláctico, la vista desde un edificio de gran altura—el penthouse de un hotel elegante, por
ejemplo—no era tan diferente del tipo de vistas que vi en mi vida pasada. De hecho, me atrevería
a decir que las metrópolis de mi vida pasada estaban más desarrolladas que esta. Aquí había
rascacielos, pero no estaban abarrotados. Sonaba agradable decir que mi planeta estaba «repleto
de naturaleza», pero con toda honestidad, había un montón de tierra sin desarrollar.
—Todavía nos falta progresar mucho; Refunfuñé.
Amagi, que estaba a mi lado, respondió, —Su dominio se ha desarrollado a pasos agigantados
desde que asumió el título de noble, Maestro. Se ha avanzado tanto que el planeta es casi
irreconocible de cómo era cuando se convirtió en lord.
Era muy propio de Amagi pensar de esa manera, pero los humanos nos preocupábamos por la
apariencia, y para mí, este planeta seguía siendo un lugar que Dios nunca piso.
—Eso es lo que dicen los números, ¿verdad? No significa nada si no lo siento así. No es lo que
quiero ver. Las modas también están fuera de lugar—por eso nunca quiero traer a ninguna mujer
a casa conmigo.
A veces, caminaba por mi dominio y pensaba en ligar con algunas chicas, pero sus estilos
simplemente no eran los adecuados para mí. Últimamente, las mujeres de mi territorio habían
comenzado a usar su dinero extra para vestirse e ir de compras, pero todavía no era lo que
imaginaba.
Es como estar en la era moderna y ver la moda de hace una generación atrás. ¡Eso no va a excitar
a nadie! Me gustan las mujeres puras, ¿cómo se supone que me interese si todo el mundo está
vestido como fashionistas? Básicamente, nadie es mi tipo, ¡así que nunca estoy de humor! A este
paso, no podré usar mi autoridad para arrastrar a las mujeres a mi mansión conmigo.
—Necesitamos desarrollarnos más. Especialmente en la moda.
—¿Existe realmente una necesidad tan urgente?
Las culturas diferían demasiado entre los planetas en este mundo. Los planetas del Imperio
compartían una serie de similitudes, pero demasiadas cosas los distinguen. Encontré algunos
planetas ideales, pero tuve que negar con la cabeza ante muchas de sus elecciones de
moda. Quiero decir, incluso en la Tierra, había un montón de culturas diferentes entre
países. Expande el alcance a múltiples planetas, y habrá aún más variación.
—Lo sé—reclutaré algunos diseñadores de moda o algo así. ¡Tenemos que conseguir invertir
en, uhh, cosmetología también! ¡Si no lo hacemos, mi apetito nunca se pondrá en marcha!
No era solo la vestimenta diaria en este planeta con el que tenía un problema. Cuando las
personas iban a la playa, estas usaban trajes de baño de cuerpo entero. Ciertamente, mi fantasía
no involucraba a los jóvenes jugueteando en la playa con solo sus rostros expuestos. ¡¿Me estás
tomando el pelo?! ¿Dónde está la diversión en eso? ¿Por qué no muestran un poco de piel,
gente? ¡Es inaceptable!

—Quiero modelos aquí también. Si a las personas se les muestra la belleza, seguramente influirá
en ellas. ¡Hagamos que vengan algunos famosos!
Mientras lanzaba estas nuevas ideas, Amagi parecía preocupada. Los robots sirvientas no tenían
una amplia gama de expresiones faciales, pero ya podía descifrar los ligeros cambios que ella
hacía. Después de todo, llevábamos más de cuarenta años juntos.
Ella dijo, —Nuestra deuda sigue planteándonos problemas. Es posible que ahora estemos
recaudando más impuestos, pero eso significa que también estamos haciendo pagos más
importantes. No puedo aprobar ninguna inversión significativa en este momento.
Todavía no podía hacer lo que realmente quería debido a la abrumadora deuda de la Casa
Banfield. Mientras miraba por la ventana, una nave pasó volando, dirigiéndose al espacio desde la
superficie. Esta fue probablemente la única vista futurista que pudiste ver en mi dominio. Es cierto
que este lugar estaba más desarrollado que cuando tenía cinco años, pero fue un espectáculo
lamentable para mí. Esto estaba demasiado lejos de mi mundo ideal.
—La realidad es aburrida.
Amagi me mostró algunas imágenes holográficas. Ella había buscado varios diseñadores de moda y
modelos que podíamos permitirnos contratar.
—Si debe traer diseñadores y modelos aquí, es posible que podamos contratar a estas personas.
Eché un vistazo a las imágenes, y esta vez eran súper futuristas. Más bien, eran demasiado únicos
para que yo los considerara. ¿Por qué usarías un hula hula alrededor de tu cintura? El cabello es
llamativo, seguro, pero con una forma muy extraña, ¿no se interpone en el camino? ¿Esta es la
última moda? ¿No es como para un concurso de disfraces? ¿Qué es exactamente la moda, de
todos modos?
—Esto no es lo que esperaba.
Respondiendo a mi insatisfacción, Amagi pasó a la siguiente serie de imágenes. —¿Que tal
esto? Todos son modelos populares en el Imperio.
—¿Qué es esto?
Los estilos de estas modelos me parecieron aún más llamativos, pero solo porque ciertas partes de
sus cuerpos eran exageradas. Sus pechos, sus traseros— Estos variaban de extremadamente
grandes a extremadamente pequeños en diferentes combinaciones.
—En este planeta, South, una mujer es considerada más atractiva cuanto más grandes son sus
pechos. Por esa razón, estas mujeres son las mejores modelos de South.
Los pechos de las modelos en cuestión eran inmensos. ¡Demasiado grande! Son tan enormes que
ni siquiera puedo encontrarlos atractivos.
—¡Son demasiado grandes! ¿Cómo pueden seguir su día a día con eso?
Me gustan los pechos grandes, pero no quiero pechos tan gigantes que sean un obstáculo en la
vida diaria de una mujer. No, ni siquiera sé si ya puedes llamar a esas cosas pecho.

Amagi explicó desapasionadamente, —Para los hombres de South, estas mujeres son
irresistibles. En South, el atractivo de una mujer radica completamente en su pecho.
—Supongo que es por eso que no se enfocan en nada más.
Luego, Amagi me mostró una imagen de hombres rodeando de esas modelos. Había Había una
multitud notablemente mayor en torno a las mujeres con pechos de gran tamaño. Simplemente
no podía entender el entusiasmo por la obsesión por los pechos y nada más.
—Los habitantes de este próximo planeta valoran la nuca sobre—
—¡Es suficiente!
No entendía suficientemente bien la escala de una sociedad intergaláctica.
El universo es verdaderamente vasto.

***

El ejército espacial de la Casa Banfield se estaba entrenando. Su comandante era el general de
brigada que había venido del Ejército Imperial. En el ejército de la Casa Banfield, le habían
asignado el rango de teniente general, que era dos rangos más alto. Su nave era un acorazado de
vanguardia, algo que nunca hubiera tenido en el Ejército Imperial. Hubo algunos defectos en su
diseño interior, pero sus especificaciones fueron realmente magníficas.
—Lord Banfield es bastante generoso; Comentó el general.
El ayudante del general, un ex mayor tratado como coronel por la Casa Banfield, hablaba con él,
pero era un subordinado capaz. A él lo habían echado aquí al reino de la Casa Banfield porque a su
anterior superior no le habían gustado sus comentarios sarcásticos.
—No podría estar más de acuerdo; Dijo él. —Nos tratan muchísimo mejor aquí que en el
ejército. Estoy casi agradecido con los altos mandos por degradarnos. No es que alguna vez me
atrapas agradeciendo a esos sujetos.
Para los estándares imperiales, la Casa Banfield era una zona alejada, pero era un lugar lo
suficientemente cómodo para vivir. No era una metrópolis bulliciosa, pero el planeta estaba más
desarrollado que otros territorios atrasados en los que habían estado. No solo se trataba bien a los
soldados, sino que el ejército funcionaba como una máquina bien engrasada.
—¿Puede moderar su boca, coronel? En cualquier caso, la calidad, el número y las capacidades de
la flota están bien, ¿no cree?
Cada nave contaba con la cantidad justa de personal, y todos recibían entrenamiento y tiempo
libre con regularidad. En conjunto, funcionaron perfectamente como flota.
—Se siente mucho más satisfactorio que pudrirse en la frontera. Todo el mundo siempre se ve
alegre. Supongo que el único problema es que tenemos que salir un poco más de lo que me
gustaría.
Últimamente ellos habían estado luchando contra piratas espaciales con más frecuencia. A medida

que el planeta se desarrollaba más y más, este se convirtió en un objetivo más grande para los
piratas cercanos, y deshacerse de ellos era una de las tareas de los militares.
—Nos pagan más que suficiente por el trabajo.
—¡Estas en lo cierto! Lord Banfield es prácticamente el gobernante ideal, especialmente en
comparación con estos nobles que dicen que simplemente ignoremos a los piratas.
—Muy cierto. Ya lo llaman un gobernante sabio a su edad, y debo decir que estoy de acuerdo.
Algunos nobles del Imperio se involucraron con los piratas y les dirían a sus militares que los
ignoraran. Era frustrante para los soldados, pero Liam nunca habría hecho algo así, de ahí la
estima que tenía el ejército por él.
—Ni siquiera es un adulto todavía, ¿verdad? Pensé que todos los nobles estaban podridos, pero
cuando lo veo, uno tiende a preguntarse en lo que estaban fallando nuestros antiguos superiores.
—Lord Banfield es un verdadero noble. Tenemos suerte de poder estar bajo sus órdenes.
Antes, los soldados habían sentido que habían sido abandonados por los militares del imperio,
pero en realidad les habían dado un superior que pondría todo su talento en uso. Todos estaban
muy motivados en sus nuevas estaciones.
***

Por primera vez en mucho tiempo, se abrió una puerta entre los mundos y el Guía se deslizó a
través de ella. Sin embargo, tan pronto como vio la situación actual de Liam, el Guía se horrorizó.
—¡Él no ha hecho nada!
Había pensado que Liam estaba planeando involucrarse en el desenfreno, pero no había tocado ni
un licor ni a las mujeres. Abstenerse de beber licor estaba bien considerando que aún no era
mayor de edad, pero la razón por la que no se permitía la compañía de mujeres era debido a su
desconfianza hacia ellas y porque no podía encontrar a nadie que le atrajera en su planeta.
En poco tiempo, Liam se había abierto camino para convertirse en un gobernante adecuado. El
estado de su dominio había mejorado con cada una de las visitas del Guía.
—Estoy inmensamente decepcionado. Estaba ansioso por esto, y ahora me siento
traicionado. ¿Por qué es tratado como un líder sabio cuando se supone que él está apuntando a
ser un lord malvado?
El Guía tampoco podía aceptar los pequeños lujos de los que disfrutaba Liam debido a la
sensibilidad de su vida pasada. El niño estaba realmente bastante satisfecho con su vida ahora, por
lo que tenía mucho espacio en su corazón, espacio que actualmente estaba dedicado en
agradecerle al Guía.
Para hacer las cosas aún más frustrantes, la población de Liam también lo adoraba. El
agradecimiento amplificó los agradables sentimientos en su corazón, exactamente lo contrario de
lo que el Guía había esperado saborear. Estas emociones lo enfermaron y parecía tener acidez
estomacal, dolores de cabeza, náuseas y mareos. Podía soportar las repercusiones físicas, pero no

podía deshacerse de su agitación.
Al final, el Guía planeó arrojar a Liam al infierno eventualmente de una forma u otra, por lo que no
le importó demasiado. Sin embargo, como estaban las cosas, el futuro que el Guía deseaba nunca
llegaría sin importar lo que sucediera. Si dejaba las cosas en paz, él estaba seguro de que Liam
sería un lord sensato hasta su último aliento.
—Qué decepción. A este ritmo, no sucederá nada gratificante.
Él había querido ver a la gente enfurecida en la insatisfacción por su lord malvado, los militares
planeando una rebelión, las mujeres que Liam había obligado a estar a su lado deseando
matarlo. En cambio, la gente prácticamente veneraba a su humilde lord, los militares habían
dedicado sus vidas a él y Liam ni siquiera tenía mujeres a su lado—lo que significaba que no había
nada que agitara los amargos recuerdos de su vida pasada.
¿Realmente está tratando de ser malvado? el Guía se preguntó eso, dudoso.
—Bueno, al menos derribemos este dominio que ha construido antes de que todo esto
termine. Veo que hay algunos piratas espaciales cerca que deberían poder hacerlo.
El humo negro se derramó de la forma del Guía y se disolvió en el aire a su alrededor. Él miró a
Liam fríamente y dijo con una voz igual de fría, —Espero que al menos puedas entretenerme al
final. Me quedaré aquí y disfrutaré el resto del espectáculo.
***

Una tormenta de misiles cayó sobre un planeta lejos del dominio de la Casa Banfield, creando
explosiones masivas en la superficie y reduciendo la tierra a cenizas. Desde el puente de una nave
espacial cercana, un pirata observó la devastación del hermoso planeta.
Este hombre, que comandaba una flota de más de treinta mil naves piratas, se llamaba Goaz. Él
había nombrado a la flota con su nombre, llamándola la Banda Pirata de Goaz, y tenían una gran
recompensa por sus cabezas. Su barba negra, sus músculos abultados y su cabeza rapada y llena
de cicatrices le daban un aspecto rudo. Él se rió de buena gana, bebiendo licor de una botella que
tenía en el puño mientras observaba la carnicería de abajo.
—¡Nunca puedo tener suficiente de esto!
Mientras Goaz se rió entre dientes, uno de sus lacayos no pudo evitar comentar, —¿Realmente
tenemos que llegar tan lejos, Capitán?
Goaz apretó una mano enorme sobre la cabeza del hombre. Algunos de los piratas que los
rodeaban desviaban la mirada, mientras que otros miraban con disgusto, pensando, Qué idiota.
—¿Y quién te dijo que compartieras tu opinión, eh? ¡No te interpongas en mi diversión!
—¡C-Capitán, espe—!
Con una sola mano, él aplastó el cráneo del hombre. Otro lacayo que esperaba cerca limpió
cuidadosamente la mano de Goaz. Mientras sus hombres sacaban el cuerpo y limpiaban el
área, Goaz reanudó la observación de la destrucción planetaria desde un monitor en el puente.

Él puso esa misma mano en una caja dorada que parecía atesorar. La caja, que tenía una especie
de emblema, siempre estaba a su lado. Lo mantuvo tan cerca, de hecho, que lo llevó en una funda
especial. Él acarició la caja suavemente ahora como si fuera preciosa.
—Otro trabajo fácil; Ese fue su comentario después de destruir un planeta entero y todas las
personas que habitaban en él. Para cualquiera, esa línea habría dejado muy claro el alcance de la
villanía del hombre. Goaz también tenía una recompensa personal por él, que era una suma
increíble. Si alguien pudiera acabar con Goaz y la Banda Pirata de Goaz, podrían vivir
generosamente por el resto de sus días y aún tener dinero de sobra. Así de peligroso era este
hombre.
La mano derecha de Goaz habló, tratando de no molestarlo. —Fue otra gran captura hoy, ¿no? Por
cierto, ¿qué piensa hacer con esa chica que te gustaba? Ahora tienes una nueva, ¿crees que es
hora de deshacerte de ella?
Goaz sonrió, mostrando sus dientes amarillentos. —Supongo que sí. Probablemente sea hora de
concentrarse en el nuevo juguete. Sin embargo, me divertí mucho con ese.
Su ayudante tenía la misma sonrisa vulgar. —Me sorprende que haya logrado mantener cuerda
después de ser su juguete, jefe. De todos modos, ¿qué quieres hacer ahora? ¿Tomar unas buenas
vacaciones en algún lugar?
Justo cuando Goaz estaba a punto de aceptar, él vio una especie de humo negro. Se frotó los ojos,
pero ya no estaba, así que supuso que solo había sido su imaginación. Entonces tuvo una gran
idea. —No, espera.
—¿Jefe?
—He escuchado rumores últimamente de un mocoso de por aquí del cual se habla mucho. ¿Cómo
se llamaba, Banfield? Lo están llamando un «gobernante sabio». Dicen que está trabajando
realmente duro en un planeta lejano.
Su mano derecha también recordó esos rumores y anticipó lo que Goaz quería decir. —Sí, he
escuchado mucho sobre él últimamente. Entonces, ¿nuestra próxima presa será Banfield?
Goaz no tenía nada que temer a la nobleza, no con su tesoro especial, después de todo.
—No hay nada mejor que derribar algo que alguien pasó mucho tiempo construyendo,
¿verdad? Además, este trabajo terminó demasiado rápido… ya estoy aburrido.
Su ayudante asintió. —Bueno, entonces estableceremos un rumbo hacia la Casa Banfield.
Goaz se humedeció los labios. —Es hora de darle una lección a ese pequeño mocoso arrogante.

Verificado por MonsterInsights